24 may. 2012

Obsolescencia programada

Lo primero de todo hay que saber qué es esto de la obsolescencia programada. Pues nada más y nada menos que hacer que los objetos, herramientas y máquinas que utilizamos en nuestra vida cotidiana tengan una fecha de caducidad. Es decir, que una bombilla se nos funda a las 1.000h de uso, que tal pieza de un coche se rompa a los x kilómetros...

En el comienzo de la era industrial, se inventaron objetos que no "morían", irrompibles, resistentes y perdurables en el tiempo. La mentalidad era otra, arreglar lo estropeado era rentable (y lógico). Con la creciente industrialización y comercialización de la cantidad ingente de productos de que disponemos hoy en día, la competencia entre mismos productos de diferentes marcas y el gasto enorme en producción y marketing, la mentalidad ha cambiado hacia algo menos sostenible: comprar, romper, comprar, romper, comprar... os podéis hacer a la idea del bucle, ¿no?. 

Y ¿cómo hacemos para que la gente compre más?, es decir, que la gente rompa más. Muy fácil, bajando las calidades de los artículos, limitando la vida media de los materiales, de ciertas piezas. Así, si una televisión que me ha costado 500€ se me estropea a los 5 años, voy al servicio técnico y me dice que el arreglo no bajará de 200€, rápidamente pensamos en comprar otra nueva, total, esta ¡ya tiene 5 años!. De esta manera el fabricante se asegura la venta. No deja de ser curioso cómo el tiempo en unas cosas nos parece poco y en otras nos hace pensar que es viejo y obsoleto. Y no puedo dejar de hacer otra reflexión: ¿es posible que estemos extrapolando este pensamiento a las relaciones sentimentales?.

En fin, os dejo el interesantísimo documental que echaron en la Televisión Española sobre el tema. Muy recomendable.


No hay comentarios: