9 may. 2012

El mundo está... loco? tonto? ...?

Leo en los diarios que una pintura de Rothko ha sido subastada por nada menos que 66.8 millones de €. No lo traduzco a las antiguas pesetas porque entonces me daría un "patrás" del susto.

Antes de seguir leyendo os animo a hacer lo siguiente: id al google imágenes y poned en el cuadro de búsqueda "Rothko". Bien, pues ahí tenéis su obra. En verdad, con sólo ver la foto del cuadro subastado en este artículo y diciendo que sólo habría que cambiar las tonalidades del mismo ya estaba hecho.

Y me pregunto ¿nos hemos vuelto locos? Y no me da miedo decir que esto no me parece ni digno de admirar y mucho menos de pagar semejante dineral por ello. No digo que no lo colgaría en mi casa, primero en caso de tenerla y segundo de disponer de una pared blanca de varios metros cuadrados, pues los cuadros de este señor vienen a medir más de 3m de alto. Son muy alegres y todo lo que quieras, pero ¿de verdad valen eso?. ¿Nadie ha dicho que no es ético, que cualquier persona con un poco de gusto sabe combinar colores así y pintar rectángulos?

¿Quién en un momento de lucidez (quizás narcótica) dijo que estas obras eran fabulosas? Porque tal y como se mueve el mundo del arte, sólo hace falta que tal o cual mecenas, gurú o "entendido" abra la boca para que lo que tenga delante llegue a cotizar en bolsa. Dicen que una obra de arte vale lo que el comprador esté dispuesto a pagar por ella. Me parece una afirmación razonable, pero ¿no nos estamos pasando?

¿Qué es el arte? En mi opinión, antes el arte expresaba mucho más que hoy en día. En las cuevas, los bisontes, los arqueros... no sólo podían decorar un lugar sino que tenían una utilidad puramente instructiva de las actividades gracias a las cuales podían sobrevivir. En Grecia, se buscaba el ideal humano, quizás a través de la representación de Dioses y mitos. Ni que decir tiene que cuando la Iglesia copó el "cotarro" artístico se procuró que a través de la pintura y la imagenería se pudiese enseñar lo que a ellos les convenía a la mayoría del pueblo analfabeto. Luego llegamos a un punto en el que la pintura nos narra hechos históricos, hazañas, leyendas... Pero hoy en día, ¿qué se pretende?. 

Dicen que ha de despertar sentimientos. El de indiferencia puede ser uno, o eso espero. O simplemente ha de gustar o no gustar. Por eso no diré qué es arte y qué no lo es, no me corresponde decirlo, pero sí tengo claro que ningún objeto denominado para bien o para mal como artístico puede ser utilizado para mercadear sino para disfrute de quien los sepa comprender. Yo, a día de hoy, este tipo de arte, no lo sé valorar y quizás sea ese el juego que se trae entre manos cierta élite, el hacernos ver que comprenden algo que para el común de los mortales sólo es azar pigmentado.

1 comentario:

Susana dijo...

A mí es que el arte que se hace por estos tiempos no suele gustarme.... De hecho me vas a perdonar, pero a veces dudo si se le puede llamar arte o no....

Abrazos.