14 abr. 2012

El Titanic y la Luna

Esta noche se cumplen 100 años del hundimiento del Titanic. Una cadena de infortunios y errores humanos es lo que lo llevó al fatal desenlace. Vamos a hacer una enumeración de tales hechos.

- Las lentes de la tripulación que trabajaba en el carajo habían desaparecido (el carajo es el balconcillo que se sitúa en mástil primero). 
- El suboficial al mando William Murdoch (el capitán Smith presidía una cena de gala esa noche), al recibir el aviso de iceberg al frente mandó parar las hélices y hacer contramarcha, sin duda, una maniobra suicida. Se dice que si el barco hubiese girado sin contrarrestar la marcha, se hubiese hundido igualmente pero no en las poco más de 2h que lo hizo sino en muchas más, pudiendo salvar más vidas.
- Tras frenar, el buque seguía en avanti 1/3 por inercia, por lo que la posición del barco para el resto de rescatadores era desconocida.
- Hicieron caso omiso de los avisos de icebergs. Incluso hubo un aviso que no se recibió porque desconectaban el telégrafo, ya que el alternador tendía a calentarse.
- Y por último, para más desgracia, se pensó en batir el récord en cruzar el atlántico norte y llegar un día antes de lo previsto, por lo que a toda máquina, el buque navegaba a 24 nudos cuando lo recomendable y estipulado eran 15 nudos máximo. A esa velocidad, era casi imposible hacer maniobras con cierta soltura.

Pero en verdad la pregunta es ¿por qué había tantos icebergs donde por norma general no tendrían que estar? La respuesta la tenemos 100 años después en lo que ha sido el accidente naval más estudiado de toda la historia.

Precisamente ese día la Luna y el Sol se alinearon de tal manera que sus fuerzas gravitacionales aumentaron exponencialmente generando una marea más alta de lo normal, lo que se conoce como marea de primavera. En concreto, el perigeo de la Luna (la posición más cercana a la Tierra) fue la más próxima de los últimos 1400 años. Por si esto fuera poco, el perihelio de la Tierra (posición de la Tierra más cercana al Sol) ocurrió el día anterior. Vamos, que las probabilidades de que esto se produjera en el lapso de un día son más que remotas. Esto explica que en la zona del hundimiento del barco hubiera tantos icebergs y durante ese año de 1912, las rutas marítimas acabasen trasladándose bastantes kilómetros más al sur.

Por tanto, 100 años después, podemos asegurar que el Titanic, el mejor y más lujoso barco jamás construido, fue hundido por un iceberg, evidentemente, pero por culpa de la Luna. Al botar el barco se dijo que ni Dios podría sumergirlo; no pensaron en Selene, la Diosa Luna.

No hay comentarios: