31 ago. 2011

Marqués de Sade

"El solo nombre de este escritor infame exhala un olor cadavérico que mata la virtud e inspira el horror. Es el autor de Justine o las desgracias de la virtud; el corazón más depravado, la mente más degradada, la imaginación más extrañamente obscena no pueden inventar nada que ofenda tanto la razón, el pudor, la humanidad."
Así se refería un periódico de 1799 al marqués de Sade, autor de algunas de las obras más escandalosas de la historia de la literatura. Su mala fama se mantuvo largo tiempo, y a mediados del siglo XIX empezó a hablarse de "sadismo" para referirse a una desviación sexual particular: la excitación del deseo que depende de la tortura, el dolor o la humillación causados a otros.

Sin embargo nos hemos quedado sólo con lo truculento, pues sus escritos denunciaban la hipocresía de esa misma sociedad que lo condenó no tanto por sus excesos sino por su ateísmo radical que le hizo pasar 30 años en cárceles francesas.

Fuente: Historia - National Geographic 

1 comentario:

Susana dijo...

Fíjate que el otro día, buscando ebooks que descargar, encontré alguno del marqués de Sade y los tengo ahí, pendientes (entre los cerca de 300 que hacen cola).

Un abrazo.