1 ago. 2010

La felicidad

Cuando los dioses se reunieron para pensar dónde debían esconder la llave de la felicidad, pensaron en las montañas más altas del Himalaya, en las profundidades del océano, en los desiertos del Sáhara, en la oscuridad de las noches. Hasta q se dieron cuenta de que el ser humano, para saber apreciar la llave realmente, tendría que hacer una búsqueda seria y sincera. 
"¡En su interior! -dijo uno de los dioses-. Allí nunca miran."
________________________________________

1 comentario:

Campanilla dijo...

Y qué razón tenían...